lunes, 12 de diciembre de 2016

SUBIDA AL CERRO DE LA DEGOLLÁ 2016

Los que me conocen, incluso a estas alturas muchos que no me conozcan, saben que para mí el disfrute en este mundillo no sólo está en las carreras en sí, sino en todo lo que las rodea, antes, mientras y después. Por eso, ya pasada más de una semana de esta carrera puedo decir que fue un finde estupendo, con muy buena compañía (y no me refiero sólo a Mapi) y una carrera muy bonita y espectacular.
Si bien la conozco de nombre desde las primeras ediciones, no ha sido hasta esta, la 5ª, cuando he podido correrla, aprovechando su cambio de fecha desde comienzos de año a finales.
Y aprovechando la carrera Mapi y yo nos apuntamos a un finde de casa rural en Arandilla del Arroyo, cerca de Priego, que es donde sale y termina la carrera. Y cuando hablamos de muy buena compañía me refiero a Antonio y Bea, Basalo y Pepi, Paloma y Juan, Gemma, Juanan, Luisfer, Celso y Marisa, esta última la única a quien no conocía, aunque sí de vista. Incluiré en este grupo al principal artífice de la reunión, Claudio, y a Cristina, ambos nu pudieron asistir finalmente por temas personales, se les echó de menos. 


El sábado por la mañanita una rutilla corta y tranquila por los alrededores del pueblo aprovechando una mañana estupenda. 

Y por la tarde nos acercamos a Priego a dar un paseo por el pueblo y coger los dorsales de la carrera. De paso ojear ya las dos subiditas que nos esperaban al día siguiente. 



Esa noche en la casa rural un poco de control y a la camita no muy tarde.
El domingo no hacía falta darse un madrugón muy grande, la salida era a las 11. La única duda eran las condiciones meteorológicas, daban lluvia sí o sí, y se había pasado la noche cayendo bien. Aparte yo tenía un poco de cangue, por el tema de la lluvia y el barro en una carrera definida como bastante técnica y que había que hacer con mucho cuidado. 
Un ratito haciendo el ganso en la zona de salida, por suerte sin apenas lluvia. Finalmente decido salir sin camelbak y llevar únicamente manguitos, gorra y chubasquero, y mallas largas porsi la vegetación pincha. Me sobró todo. 



De todo el grupo corremos Juanan, Celso, Basalo, Marisa, Antonio y yo. Por allí están también varios conocidos, como Alfonso y Juanma, y Manu. 

A las 11 salimos, con el resto de la expedición en modo pomponero animando. Objetivo hacerla en plan tranqui, con la compañía de Antonio. 

Tras un primer km. de salida del pueblo en el que se puede correr nos enfrentamos de inmediato a la 1ª subida, realmente sólo son dos, jeje. Chubasquero fuera de inmediato porque empiezo a sudar bien. Se trata de una subida de unos 400 m. en unos 3 kms que hacemos a buen ritmo pero caminando, por sendero más o menos irregular. Pero subir nunca suele ser problema. 

Así sobre el km. 4 llegamos a la cumbre en el cerro de las antenas, donde está el primer avituallamiento. Toca lo más delicado, bajar.
Y el primer tramo es una bajada continua por sendero en más o menos buen estado donde hay que tener algo de cuidado cuando se pisan las rocas, que están húmedas y resbalan, y además bastante. Voy pensando que quizás la gente es un poco exagerada. Antonio es mejor bajador que yo y tira hacia adelante, ya nos veremos, mejor que cada uno lo haga a su ritmo. Las vistas desde arriba y durante toda la subida son muy bonitas.
Y efectivamente razón no les faltaba, llegan tramos con más piedras planas en las que a nada que te descuides resbalas, en ese sentido he acertado con las zapas y las INOV8 responden bastante bien en general. El tramo final antes de llegar abajo es el peor, con mucha pendiente, casi hay que bajar arrastrando el culo, aún así hay gente a la que no le importan mucho el resto y baja por allí a toda leche entre los demás medio resbalando, con el riesgo de caerte encima o llevarte por delante.
En fin, tras ese tramo llegamos a la parte baja, km. 7 y 2º avituallamiento. Antonio no está, supongo ha seguido para no quedarse frío esperándome.
Toca la 2ª subida, si bien antes hay que cruzar el río, y hay que mojarse sí o sí, en mi caso eso no suele importarme mucho, y ahora mismo no la recuerdo muy fría. El comienzo de la subida es otro tramo bastante malo, sendero poco definido en desnivel lateral, que te puede hacer resbalar y rodar hacia la izquierda bastante, la verdad es que es un poco tenso. Hay tramos que discurren pegados a menos de 1 m. de caídas verticales de más de 50 m., una pasada, y por suerte bastante seguros salvo que vayas haciendo el tonto.
Finalmente llega ya el resto de la subida al mirador, más larga pero más llevadera para llegar arriba sobre el km. 10,5 al último avituallamiento. Han sido otros 400 m. en otros más o menos 4 km.
Ahora ya llega lo más cómodo, primero unos 500 m. por sendero ancho y horizontal, un tramo algo más delicado de bajada y después ya sendero estrecho que va bajando poco a poco y acercándose a Priego. 
FOTO CORTESÍA DE JUAN ALBENDEA
Llego al pueblo y entro en meta tras 2h24'. El resto de la expedición está allí esperando. Finalmente no ha llovido en carrera aunque sí lo hará después.
En meta un buen avituallamiento con sandwich, empanada, bebidas y algunas cosas más.
Tras cambiarnos y tomarnos unas cervezas en la plaza del pueblo nos damos un paseo al polideportivo, allí todo el mundo puede degustar, como parte de la organización, de un buen plato de paella, incluso repetir, cerveza y refrescos, y de postre rosquillas y floretas, además en cantidad y pudiéndose llevarse algunas a casa de tantas que había. Y todo ello sin esperas muchas colas. Un 10 para la organización. 

Después vuelta a la casa rural y vuelta a Madrid. Sin duda repetiré experiencia. Muchas gracias a mis compis de finde, pomponeros y fotógrafos. Por supuesto, como siempre a mi Mapi, que también lo pasó muy bien.

4 comentarios:

  1. Como bien dices, cuando no corres en casa lo que rodea a salir por ahí cuenta casi más que la propia carrera. Y sigo pensando que el monte se te da muy bien, la Degolla( muy cerca del pueblo donde se crió mi padre) es bien dura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la dureza doy fe. Muchas gracias Ramón.

      Eliminar
  2. Normal que a los pocos días en Villaverde la rodilla se te resienta, si es que no paras cabra loca.
    Que gusto de organización, normal que den ganas de repetir. Pedazo de arrocito se curraron.

    Enhorabuena por la carrera y por disfrutar de otro finde de categoría.
    Un abrazo crack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que uno ya va para viejo y las articulaciones... En fin, muchas gracias Vicente.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...